Saturday, April 10, 2021

Miel en la mesa - Mary Oliver










Te colma con la esencia suave
de flores desaparecidas, se transforma
en un hilo filoso como un pelo que seguís
desde el frasco de miel sobre la mesa

hasta la puerta, por el piso,
y que todo el tiempo se espesa,

se hace más hondo y salvaje, bordeado
de ramas de pinos y de piedras húmedas,
de huellas de ocelotes y de osos, hasta que

bosque adentro
te encaramás a un árbol, arrancás la corteza,
y flotás, tragando panales que chorrean,
trozos de árbol, abejas aplastadas — un sabor
hecho de todo lo perdido, en el que todo lo perdido se encuentra.

Réplica - William Carlos Williams



¡El amor es como el agua o el aire,
queridos conciudadanos;
purifica y disipa los gases nocivos.
Es cómo la poesía también
y por las mismas razones.

El amor es un tesoro tan valioso,
queridos conciudadanos,
que, si yo fuera ustedes, lo
guardaría bajo siete llaves-
¡como el aire o el Atlántico o
como la poesía!




Una nota de Audre Lorde

 


Y cuando hablamos
tememos que nuestras palabras
no sean escuchadas
ni bienvenidas,
pero cuando callamos
seguimos teniendo miedo.
Por eso, es mejor hablar
recordando
que no se esperaba que sobreviviéramos.


Canta - Juan L. Ortiz

Canta la calandria… canta…
Toda criatura canta, no es cierto? canta para “ser” aún en el “misterio”,
en el extrañamiento de sí…

Canta la calandria, y de repente parece que halló
la deidad del “silencio”…

Excedió el pajarillo, pues, el hálito
de las ocho,
al no encontrarla respuesta
cerca,
y perdérseles en el gris las otras frases del minuto?

Por qué calló entonces?
Alguien sufre…

Nada asegura que la melodía
pasó a “ser”, allá, allá, donde las perlas se disolverían, y de donde, a la vez,
se desprenderían las perlas…

Pero vuelve…
y con qué dulzura vuelve…es la melancolía
que vuelve?

Oh amor de diciembre,
amor: dale el eco de una rama de ahí, o, si lo prefieres, del confín,
para que no “sea” en ese “allá”
antes de “ser” su “resonancia”, en el intervalo de “aquí”, porque nadie, nadie,
nadie puede herirlo así…
y quede en una suerte de molicie
que se ilumina
hasta arder en las cigarras y medir, intermitentemente, con ellas
los espacios, ya, de un arcángel…

 

En La orilla que se abisma.




Thursday, April 08, 2021

2 poemas de Mirta Rosenberg

Minúsculo diccionario personal


La poesía es tener la convicción

de que transformando el lenguaje

es posible transformar la realidad 

La poesía es decir una cosa por otra

y que sea verdad.

La palabra jamás me hace morir.

La palabra ojalá me colma de angustia, 

de ansiedad, y es mi agonía.


de "Cuaderno de oficio", 2016


Despropósito


Toda la noche preparamos

nuestro día

               aunque nunca

nos quede terminado. La hora

del café tiende los hilos

de la hibridez, que abre puertas

                 a un jardín

siempre cerrado.

Mito. Yo. Quien bordea 

el centro de las cosas

no adelanta.

                Dicho

de frente, sería 

otra cosa: amo,

                      y seguiría

siendo otra cosa. 


De "Pasajes", 1984






2 poemas de M. Diosque

A CHONGO QUE ATIENDE EL KIOSKO ATRÁS DEL G400 (A LOS CHONGOS TODOS)
el chongo
que atiende el kiosko
atrás del G400
siempre me saluda con un
qué hacés capo
cómo va campeon
qué te doy maestro
está seguro
de que entre las piernas
tengo una pija cis
como la de él
está seguro
de que mi masculinidad
es igual a la de él
hace muchos años
que voy a ese kiosko
pero ya no me reconoce
cuando iba de pollera,
carré
y delineador
me ‘tiraba onda’
me rozaba con las manos
mientras me entregaba
los puchos
la saeta
o la birra
para hacerme saber
que podía
someterme
cuando quisiera
me parece muy loco
palpar lo absurdo
de este cistema
con el cuerpo
sobre todo
porque en cuanto
le caiga la ficha
de que en realidad
entre las piernas
tengo una concha
de que soy
la misma persona
que le compra
birra
después de clases
hace años
el trato va a cambiar
y quizás me convierta
en un cuerpo
al cual aniquilar
hoy
le di la mano
antes de irme
y le dije
todo bien con el masculino, capo
pero yo
chongo
no soy
prefiero tirarme
a la intemperie
al asco
y la bronca
de los chongos
que piensan
que la única manera
de existir
en masculino
es la de ellos
que acceder
a cualquiera
de sus tratos
yo, chonga
yo, quizás trans
yo, quizás varón
pero nunca
como vos,
campeón.
ESTE POEMA NO VA A TENER SENTIDO PARA NADIE MÁS QUE PARA MÍ.
“la palabra libera”
me tatué
en el brazo
la palabra libera
y yo aprendí
a ponerle
nombre
a todo
aunque
la rae
la lingüistica
y el cistema
me lo hayan
querido
negar
tengo palabras
inventadas
para satisfacer
un montón
de necesidades
identitarias
afectivas
sexuales
políticas
o simplemente
por gracia
y hoy
un día cualquiera
ninguna
es
la adecuada
inventé
un verbo
igual
suficiar
porque
decir
“no me es suficiente”
no me suficia
no se trata
de un nombre
no se trata
de un pronombre
no se trata
de fluctuar
entre varias cosas
hoy
tampoco
se trata
de inventar
se trata
de que agobia
a veces
tanta palabra
se trata
de poder
algún día
hacer silencio
ahí
donde me obligan
y me obligo
a decir
para ser
y que ese espacio
suficie
por completo.



Saturday, April 03, 2021

Ojalá puedan escuchar a mi papá

Él es veterano de Malvinas y me mandó un audio para compartir en
Radio Cuaderno
, el programa que hago en Radio Nacional Gualeguaychú. Duele mucho cada vez que llega esta fecha. Y a veces las palabras no alcanzan.
Gracias por todo, papá, te quiero mucho.

///
La nota:
📝 Francisco Horacio Arnolfi nació en Islas del Ibicuy y creció en Gualeguaychú. En 1982 tenía 22 años. Viajó a Malvinas desde Paso de los Libres, Corrientes. Francisco volvió a Gualeguaychú después de 74 días de guerra. Radio Cuaderno, de Radio Nacional Gualeguaychú, emitió el audio que envió Francisco a su hija Jimena Arnolfi, la conductora del programa y periodista de la emisora, con motivo del Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de las Malvinas.
“No es fácil ser veterano de guerra, no es fácil haber regresado como prisionero de guerra y haber visto reemplazar tu bandera por un trapo pirata, un trapo inglés, que luego, muchas veces, ves en remeras de ciudadanos argentinos. No es fácil regresar como perdedor y sentir que no tendrás mientras vivas la oportunidad de ver a tu bandera flamear donde corresponde. Las emociones juegan su papel, todos sabemos que las emociones son el combustible para grandes logros personales. En mi caso, pienso que a los veteranos, las emociones por lo vivido nos juegan en contra. Me pregunto por qué se han suicidado tantos veteranos de guerra. ¿Existe alguna estadística que nos aclare si ya son más [la cantidad de suicidios] que los muertos caídos en combate?”, preguntó Francisco Horacio Arnolfi, preocupado por la cantidad de suicidios de veteranos.
“Nos hace bien a los veteranos de guerra cuando se nos agradece o cuando se nos convoca para un acto, cuando las autoridades realizan un acto, cuando nos tienen en cuenta. Los veteranos de guerra no queremos que nos vean con lástima. Simplemente queremos que nos tengan presentes para esta fecha, que nos escuchen esos recuerdos de cuando se nos mandó a una guerra siendo muy jóvenes”, dijo Francisco Horacio Arnolfi en comunicación con la radio pública.




Wednesday, March 17, 2021

Dos poemas de Graciela Cros

Censo canino

Un hombre
toca el timbre.

Al salir
me pregunta
si tengo perro.

Le digo que no.

¿Y la cuchita?
señala,
apuntando con el mentón.

Es empleado municipal
y tiene el aire triunfal
de haber
descubierto
una falta.

Se me murió, le digo,
guardo la cucha 
de recuerdo.

La mención de la muerte
lo trastorna
y me pide disculpas.

Lo veo alejarse
y pienso
en mi padre.

En 
lo 
de 
él 
que
no 
guardo.

*

Temporada de pérdidas

El jardinero me avisa que 
en la canilla del jardín hay 
una rotura y corre un chorro de agua 
desde hace días, 
que a fin de mes 
me va a llegar una factura de locos. 
Le agradezco y le cuento que también 
pierde 
el depósito del baño 
y que el tanque intermediario no funciona y hay 
un goteo continuo en la conexión, que, sin duda, 
cuando vean el medidor 
los de la junta vecinal que provee el agua 
me van a arrancar la cabeza. 
Por mantener la conversación 
en un estado cordial 
le digo sin pensar: 
es mi temporada de pérdidas
y después me doy cuenta de lo dicho 
pero de la muerte llevándote, nada, 
nada puedo decir. 



Tuesday, March 09, 2021

Dos poemas de Juana Bignozzi

 

PORQUE ESTE ES EL VINO DE LA NOCHE CON UN VIEJO DESCONOCIDO Y NO TU DESTINO

 

Como no aspiro a las formas definitivas del amor

perfecciono las que me han sido dadas

como no aspiro al delirio me basta con alguna borrachera

de vino común

como no espero el cuerpo único

conozco las formas del amor

y no me asustan los comentarios sobre mi persona

como conozco el vino bueno y cierta permanencia

y como sé que de esto no quedará piedra sobre piedra

como sé que nombraremos algún día

soy un gran campo engañoso para ciertos poderes

como sé que de esto no quedará poder sobre poder

casi nada quedará y menos locos sueños culturales

como tengo la certeza sobre el desarrollo de esta historia

puedo sonreír a sensibilidades para siempre ajadas

confundir con elegancia papelones o aire de mundo

nada escapa a estas referencias:

patriotera, portuaria mítica

el camino de la revolución eternamente perseguido

el camino del amor

el paso de mis amigos en esas historias

 

(de Regreso a la Patria, 1989)

///

Nunca los perros en ciudades de mi país

en ciudades de Europa

terminaron con todos los pedazos

periódicamente olvido quién soy

pero es jactancia de eternidad

porque finalmente sólo quedará

una niña que estudiaba a solas los domingos

una mujer que entra en la vejez y escribe a solas en las noches

estaba sola en el principio

–cuando ellos me amaban–

estaré sola en el final

cuando él ya no pueda amarme.

 

(de Regreso a la Patria, 1989)






Monday, March 08, 2021

Uno de Dolores Dorantes

 














(Foto de Robin Myers)

El tambor del corazón - Diana Bellessi

La voz del poema, la voz que el poeta cree su voz. Su condición de vanguardia consiste en ser retaguardia, vigía del fondo, tragafuegos que se funde con la última silueta anónima del cortejo de la feria. Ella lo sostiene, desde lejos, desde atrás, y lo impulsa a ser la cresta. Fondo y figura moviéndose fugaces bajo el tambor del corazón.

Las tareas de esta voz: permanecer atenta a lo inútil, a lo que se desecha, porque allí, detalle ínfimo, se alza para ella lo que ella siente epifanía. Las tareas de esta voz: deshacer las cristalizaciones discursivas de lo “útil” y tejer una red de cedazo fino capaz de capturar las astillas de aquello que se revela. Atención y artesanía. Las tareas de esta voz: desatarse de lo  aprendido que debe previamente aprenderse, y disminuir así los ecos de las voces altas para dejar oír la pequeña voz del mundo.

 



Tuesday, March 02, 2021

¡CAMPAMENTO DE SUPERVIVENCIA!

 

 

¡Recién llegó Campamento de Supervivencia! 💜⚡
Gracias a
Caleta Olivia
por confiar en mí.
Gracias a
Sara Paoletti Santochi
por esta hermosa tapa.
Gracias a Andi Nachon por la contratapa que me emociona.
AAAAAAAAAAA

Monday, February 22, 2021

Un poema de Margarita Roncarolo

Consérvate bueno. No manso, bueno.
Consérvate bueno. No amnésico, bueno.
Consérvate bueno. No flojo ni cobarde, bueno.
Consérvate bueno. No sonriente, bueno.
Consérvate bueno. No obediente, bueno.
Consérvate bueno. No callado, bueno.
Consérvate bueno. No indiferente, bueno.
Consérvate bueno. No imparcial, bueno.
Consérvate bueno. No quieto, bueno.
Pero no te creas mejor. Eso de andar midiéndose déjalo para ellos.
Consérvate bueno.



Un poema de Manuel Duarte

Si tus ojos son los del perro en la ruta a punto de ser atropellado
correte manuel saltá hacia un costado
hacia la banquina hacia donde bailen libres los yuyos
saltá saltá saltá manuel
no sos el perro atropellado
no sos el perro atropellado.
Si te han partido en mil pedacitos manuel
no desistas, salí a la calle a juntarlos
y buscá buscá en las vías las nubes los bares las cloacas
buscá en las torres las sombras las espaldas los silbidos
y unilos arreglalos pegalos con la savia que chorree
de algún despistado diosito de madera
y no te asustes manuel por favor no te asustes:
tu cuerpo no es un rompecabezas
tu cuerpo no es un rompecabezas
pero cuando escuches al viento y un recuerdo como turbonada
ay yo sé que vas a decir yo sé que vas a decir
ojalá la pena fuese solo un gorila morado
ojalá la pena fuese solo un sueño de avispas
ojalá la pena fuese solo un trueno un corte de luz
apretarse la mano contra la luna.
Manuel ya es tiempo de distinguir
ya es tiempo de aceptar
cada uno hace lo que puede
pero algunos pueden mucho más
y cuando sientas la madrugada en el pecho como un tren descarrilado
cuando sientas el chirrido frío de una cascada hecha de clavos
cuando sientas el amor como un ejército de pájaros cubiertos con sábanas
recordá tu abuela lo dijo ya lo dijo hace tiempo
llorar es un modo del tarareo
llorar es un modo de abrazar el cuerpo
y si afuera cayera la lluvia
como baba de un ángel rabioso
y si afuera marcharan los muertos
con antorchas con espadas con pistolas
y si afuera el hambre los sismos las víboras
y si afuera el cráter los escombros los incendios
tenés que recordar manuel tenés que recordar:
no sos el perro atropellado
no sos el perro atropellado
no sos el perro atropellado



Monday, February 01, 2021

Voces de Antonia Porchia

 

Quien se queda mucho consigo mismo, se envilece.

Las alturas guían, pero en las alturas.

Han dejado de engañarte, no de quererte. Y te parece que han dejado de quererte.

El mal no lo hacen todos, pero acusa a todos.

Una cosa, hasta no ser toda, es ruido, y toda, es silencio.

Las quimeras vienen solas y se van acompañadas.

El hombre, cuando sabe que es una cosa cómica, no ríe.

Te quiero como eres, pero no me digas cómo eres.

Hay sueños que necesitan reposo.

La confesión de uno humilla a todos.

Cerca de mí no hay más que lejanías.

De lo que tomo, tomo de más o de menos, no tomo lo justo. Lo justo no me sirve.

Cuando no se quiere lo imposible, no se quiere.

Convénceme, pero sin convicciones. Las convicciones ya no me convencen más.

El hombre quisiera ser un dios, sin la cruz.

Tanto universo, tanto universo para hacer funcionar un cerebro, un pobre cerebro.

Donde todos se lamentan, no se oyen lamentos.


De Voces 

Uno de Mariana Suozzo

 








El sol acaricia el patio
más tarde se volverá violento
en la mesita de madera
los cactus parecen grises
a lo largo del día sufrirán
una pequeña mutación cotidiana
dejarán de lado aquel matiz opaco
para adoptar uno mucho más brillante
mientras guardo las cosas en el bolso
no dejo de pensar en rayos de sol
desintegrándose sobre el asfalto.
El manojo de llaves continúa sobre el mueble
antes de salir lo tomo entre las manos
y recuerdo que amo de las llaves
lo que abren
lo que guardan 
lo que nombran.



De Cuando la forma del día desvanece

Monday, January 18, 2021

Poemas de Raquel Sinelli

La espera

Cuando el jazmín era joven
y yo también,
cortaba los pimpollos ni bien florecían.
Los cuartos perfumados,
las puertas abiertas,
diciembre con su promesa y su pérdida.

Ahora, dejo las flores en sus tallos.
Hasta que oscurecen
–y caen–
pasan varios días,
más de los que hubiera imaginado.


*

Sobre el camino

Quizá debamos esperar
que la duda macere,
que la intuición
pueda llevarnos de la mano
como cuando éramos niños,

ver opciones, enlaces
para que cada pieza
tenga sentido.

Esto permitiría decir:
no era un error, era necesario.

*

Poesía

Lecturas,
contemplaciones
y, de vez en cuando,
palabras en el papel corren
tras lo que quieren decir.
Como esos perros
que ladran a los autos que pasan,
no saben con certeza lo que buscan
ni lo que alcanzan.


Saturday, December 26, 2020

Un adelanto del nuevo libro






El libro que escribí durante mi embarazo y puerperio se llama «Campamento de supervivencia», y se publicará el año que viene por Caleta Olivia. En esta nueva edición de Op.cit. / Revista-blog de poesía, una de mis revistas favoritas, publicaron algunos de los poemas del libro y también me invitaron a compartir una nota en la que cuento qué me pasó cuando escribí estos poemas. Muchas gracias a José Villa y a todo el equipo que hace Op.cit. En el enlace están los poemas y por esta vía también comparto el texto que escribí:

* Nota de la autora.

Estos poemas forman parte de un libro que se llama Campamento de supervivencia. Es probable que pronto esté en imprenta. Los poemas fueron escritos durante mi embarazo y puerperio. Vivo la maternidad como un campamento de supervivencia. Soy criadora en una casa rodeada de monte y animales. Estos poemas hablan del lugar en el que vivo. Hago del paisaje no sólo una contemplación, sino un lugar adonde se ama y adonde se vive. Durante el tiempo de la escritura (2017-2019), en Argentina, todas las semanas había motivos para marchar y tomar la calle. Unas horas después de parir, mientras yo aprendía a sostener a mi hija recién nacida y lidiaba con un cuerpo roto y dolorido, la televisión del hospital mostraba cómo la policía masacraba a quienes se manifestaban en los alrededores del Congreso de la Nación para impedir la reforma laboral que quería imponer la derecha neoliberal, gobierno de ese entonces. Escribí partida, atravesada. Escribí como viví. En estado de alarma y en estado de gracia. Escribí con miedo. Escribí para ponerme al día conmigo misma. Escribí en medio de la transformación. Escribí entre teta y teta. Escribí para mirar como mira mi hija. Escribí con asombro. Escribí para alimentar la convicción de vivir el cuerpo. Escribí para estar atenta. Escribí para estar en silencio.



Los poemas:


ACÁ ADENTRO

La espera es un estado
en el que todo sucede.

Tengo dos corazones
y nada de lo que era
es ya como era.

Estoy en el momento previo
en el que cambia todo
para siempre.

.
.

CONTRACCIONES

Es medianoche y los perros ladran,
hay un secreto que perdió silencio.

Las manos en mi panza
sostienen la casa.

Las estrellas se agitan,
la oscuridad es una costumbre,
todo el mundo lo sabe.

Atravieso el momento sagrado
como si fuera un alambre de púa.

Es difícil sentir todo,
todo el tiempo.

.
.

ESTADO DE SITUACIÓN

Con una mano sostengo a mi hija
y con la otra escribo.

La vida es un tablero
cuidadosamente armado
que todo el tiempo se da vuelta.

Cuando digo que nos entretenemos,
me refiero exactamente a eso:
Nos tenemos entre nosotras.

.
.

LA LENTITUD

Amamanto a mi hija y en silencio,
miro por la ventana cómo la lluvia moja
la ropa que colgué hace un rato bajo el limonero.

Aprendo a estar quieta.
La paciencia no pertenece al tiempo.

Algo empieza de nuevo
cuando no hay de dónde aferrarse
ni siquiera con una mano.

.
.

ES VERDAD

Con asombro admiramos los colores
que ofrecen los árboles cada día.
Sabemos lo que nos sorprende.

Mi hija mira por primera vez
y transforma el paisaje,
da vuelta el mundo.
Ahora todo existe
de otra manera.

Este es el estado
de poesía permanente.

.
.

PARA EJERCER MI CORAZÓN

Escribir un poco cada día
es la estrategia que tengo.

Completar cuadernos era mi juego
cuando era chica.
Ahora insisto.

Quizás solo intento seguir
mirando con los ojos de la infancia.

Tanto tiempo después,
mirar como mira mi hija.

.
.

JAURÍA

Saltamos charcos, torrentes, desagües.
Después nos dejamos estar
bajo el techo de chapa.

Quien nace para la tormenta
no soporta la llovizna.
Las preguntas vienen con el agua.

El tiempo es ancho y fresco.
Podemos organizar
campeonatos de llanto
en medio del temporal.

Nos miramos con mis perros,
interminablemente,
y nada decimos.

.
.

SIEMPRE ESTOY ALERTA

El monte avisa con ruido
y con silencio.

Camino a través de la hierba alta,
dejo que mis dedos la recorran
para abrir paso entre la maleza.

Dirijo mi marcha
con la herida fresca.
Necesito valor para ir
hacia lo que está vivo.

La corteza de los árboles
llena de musgo y liquen
es señal de aire puro.

Bien arriba el dolor
casi toca el cielo.

Tengo una nueva cicatriz,
son muchas las que no se ven.


Me gusta