Wednesday, October 17, 2018

Defensa personal y puño en alto

Comparto algo lindo. 

Estoy armando la mochila para viajar a Buenos Aires porque mañana es la presentación de Defensa personal, mis poemas publicados por nosotros, editorial, en formato bilingüe (castellano/portugués). 

Estoy contenta porque por fin conoceré a Lubi Prates, la escritora de Brasil que hizo la traducción y tendió las redes para que este libro sea posible. 

La poesía convoca a una asamblea permanente y ahí estaremos. 

Defensa personal se presenta junto a las bellezas que trae la editorial desde São Paulo: El gesto, de Priscilla Campos, Marco Cero, de Carla Kinzo, El amor era un juego inestable, de Nurit Kasztelan y de alla / de aquí, de Lubi Prates (leí este libro, es hermoso, de una precisión intensa que no se olvida). 

Ojalá que nos puedan acompañar. El encuentro es mañana jueves en Casa de la lectura (Lavalleja 924) a las 19 horas. 

Estoy contenta porque nunca imaginé algo así.

Saturday, October 13, 2018

3 poemas de Mariana Suozzo

LA LLUVIA NO BORRA EL ESPÍRITU DEL VERANO
las gotas que caen se amotinan contra el piso
aplastadas por los que van y vienen
los que invaden los charcos
los que se salvan del rayo
por atender una corazonada
los que se quedan mirando el chaparrón
que cae, como cae diciembre sobre los hombros
con ese peso que varía entre liviano y cargado
los que parecen disparados por la tolva
bajo el agua bajo el sol bajo las nubes negras
los que corren con los pequeños músculos de la cara
apretados fuertemente contra el viento
los que atraviesan juntos una violenta ráfaga
partidos por el clima como se parte
la leña con un hacha.



COMO SI NO TUVIERAN VIDA PROPIA FLOTAN LAS RAMITAS EN LA CORRIENTE
pequeñas partes de un árbol que nunca vimos
de este lado del monte, están ahí
como si alguien las hubiera metido en el agua
para que lleguen a la orilla con un extraño propósito
amontonadas se van tejiendo en una trenza
éstas ramitas que en el árbol, secas
proyectaban su esqueleto a contraluz
y que ahora, vacías de voluntad
son empujadas a ir adonde las lleve el viento.



SUENA EL CELULAR Y TE IMAGINO SOBRE UNA PIEDRA
me decís que desde ahí se escucha mejor
ignoramos el espacio que recorren las voces
para llegar al otro lado
lo nuestro depende de que haya señal
las palabras se reproducen
pero el mensaje se divide cuando tu voz se entrecorta
lo que no decimos se sostiene intacto
de la conversación me quedo
solo con lo que puede desprenderse
¿es tuyo lo que decís?
hablamos de que estás bien, de que estoy bien
de las cosas que tenemos alrededor y nos despedimos.
En la cabeza me queda rebotando tu voz
y lo lejos que fuimos a parar.



de Cuando la forma del día desvanece



Poemas bonsai de Jorge Teillier

7
Sentado en el fondo del patio
trato de pensar qué haré en el futuro,
pero sigo el vuelo del moscardón
cuyo oro es el único que podría atrapar,
y pierdo el tiempo saludando al caballo
al que puse nombre un mediodía de infancia
y que ahora asoma
su triste cabeza entre los geranios.

17
Día tras día
en los charcos verticales,
de los espejos de los bares
se va perdiendo tu cara
esa hoja caída de un árbol condenado.

19
Frente al semáforo rojo
me detengo
esperando cruzar la calle.
Un niño me mira
desde los brazos de su madre.
Algo tiene que decirme,
algo tengo que decirle,
algo que será él.
Hasta el cambio de luz
me hundo en esos ojos asombrados
irrecuperables.


29
Yo me invito a entrar
a la casa del vino
cuyas puertas siempre abiertas
no sirven para salir.

31
Los perros ladran en el patio
al invitado triste de los domingos.
Sólo los gorriones lo saludan.

36
Un árbol me despierta
y me dice:
«Es mejor despertar,
los sueños no te pertenecen.
Mira, mira los gansos
abriendo sus grandes alas blancas,
mira los nidales de las gallinas
bajo el automóvil abandonado».

37
En la casa de madera
sueño con los pájaros
que anidaron alguna vez en este bosque.

De Para un pueblo fantasma


2
Basta que aquí llueva
que haya un apagón
que se corten los caminos
para que duerma todo el día junto a mis antepasados.

3
Si te quiero
es tal vez porque hablas siempre del nombre de tu
docena
de
gatos
y apenas recuerdas
el de media docena de amistades.

5
Una estrella -dicen-
es una palabra.
¿Quién la vio triunfar,
quién la vio caer?

de Crónicas del forastero



El endemoniado - José Watanabe

Vino el mal y calzó perfectamente
en mí
como una perversa lucidez.
Mis ojos vieron cómo se desata
el rencor
en todas las cosas. Todo
se tuerce
como la boca de la gente, o se agesta
o se va de uno. Se van
la cuchara de mi mesa, mi mesa, mi casa,
las calles, la ciudad, mi patria,
y quedo yo solo
cada día, cerca de los cerdos, abrazado
a esta piedra / que no ama.
Por eso lloro y me revuelco ante ti. Dame
de tu infinito aire de salud.
Cúrame,
pero no totalmente,
déjame un pelo del demonio en la mirada:
el mundo merece sospecha
siempre.



En la mitad exacta de tu ombligo - Jorge Money

Atiende:
si mi hijo
si nuestro hijo
fuera naciera sol o
luna homosexual poeta
o guerrillero ah si creciera
guerrillero o usurero al tanto %
o asesino oficinista vendedor de
peines en el subte o suicida flor
o cardo violador de tumbas o impasible
espectador del mundo comprensible padre de
familia actor de cine Rita Hayworth Tyrone Power
sacerdote verdugo militar terrorista puta carcelero
en la exacta mitad de tu ombligo te explico Manés que
si nuestro hijo recoge la bandera que dejamos o por
el contrario un ejemplo la olvida la traiciona la
veja la vende a razonable precio entendeme
si nuestro hijo mañana es muerto por ir más
allá de donde fuimos o por menos o por
error o por justicia o por lo que sea si
los muertos somos nosotros vos o yo o
los dos y él quien nos fusila de todos
modos Manés habremos ganado
porque la libertad es lo único que
debemos legarles a los demás
compañera amiga mía
no tiene mayor
relevancia.


1972


No lo soporto - Chong Hyon-jong

Como a medida que pasa el tiempo 
mi corazón se vuelve más blando,
no soporto agosto que se va.
Tampoco soporto
septiembre ni octubre.
No soporto 
los asuntos humanos
ni los cambios ni las penas.
No soporto
que lo que existe deje de existir
que lo que se ve deje de verse.
No soporto el tiempo. 
No soporto
ninguna huella
ni sombra del tiempo.
Pues las huellas son cicatrices
de lo que fluye y cambia,
de lo que duele y es doloroso.



Friday, September 21, 2018

Magia de Kobayashi Issa

Empezamos la primavera
con la misma ropa de siempre
el gorrión y yo

*
Nosotros, seres humanos,
retorciéndonos entre
las flores que se abren.

*
¡Qué extraño,
estar tan vivo
bajo las flores del cerezo!

*
Silencio:
una hoja se hunde
en el agua clara.

*
La noche es larga,
el sonido del agua
dice lo que pienso.







Un soplo de vida - Clarice Lispector

Una cosa de la que me enorgullezco es que siempre presiento los cambios de estación: algo en el aire me avisa que viene algo nuevo, y yo me regocijo toda, no sé por qué.
En la primavera del año pasado una gran amiga me regaló una planta, una prímula, tan misteriosa que en su misterio estaba contenida la explicación inexplicable de una presencia divina: el secreto del cosmos.
Esta planta, que aparentemente nada tiene de singular, es dueña del secreto de la naturaleza.
Cuando se aproxima la primavera, sus hojas mueren y en lugar de ellas nacen varias flores cerradas. El color es granate-violeta y blanco, e incluso cerradas tienen un perfume femenino y masculino que atonta extremadamente.
El secreto de estas flores cerradas es que exactamente el primer día de la primavera se abren y se dan al mundo. ¿Cómo? Pero ¿cómo sabe esta modesta planta que la primavera acaba de empezar? Y las flores se abren de repente. Una está sentada cerca, mirándola distraída, y he aquí que ellas lentamente se van abriendo y se van entregando a la nueva estación, bajo nuestros ojos espantados. Y la primavera se instala entonces. "Crecí como la viña de frutas de agradable perfume y mis flores son frutos de gloria y abundancia." (Eclesiastés 24:33)



Thursday, September 13, 2018

Fin y principios - Francisco Paco Urondo

Estoy en los ruidos de la tristeza,
en las tablas de la perdición,
en el aire de este tiempo maldito, infortunado;
llovizna criminal y sucia.

En aventuras, en la queja
del muerto y el terror de los vivos y el soplo
de los convalecientes.

Estoy en el clamor encontrado, fuera
de la felicidad y el fascismo y el olvido sin escuchar
la clausura y la ausencia,
sin tolerar la conmiseración, o desconocer
la alegría o la bondad o el dolor del caído.

Sin sentir resignaciones, sufriendo con rabia
la esperanza, viviendo a mi manera.



Con la rabia y el corazón adelante

Wednesday, September 12, 2018

Septiembre - Roberta Iannamico










Una época efervescente
rodeada de motivos amorosos
siento
la llegada de la primavera
en el cuerpo
la sangre corriendo
lo más profundo de mi
trabaja
para convertirme en flor.

Friday, September 07, 2018

*Hay leña* en lugares hermosos
















¡*Hay leña* a punto de tomar los pájaros de la copa!
Gracias a Ferny Kosiak por la foto y la lectura 🌿🌿 

#Repost @fernykosiak
• • •

Existen #libros que te llevan de la mano por el camino de la paz y éste que editó @caletaoliviapoesia es uno de esos. @jimenaarnolfi construye en estos #poemas lo bello de la vida "que huye del mundanal ruido" y se detiene en la belleza de la naturaleza que se hace carne en ella. Pero no se queda en esa vida de monte sino que sus poemas se estiran como ramas hacia el amor, la complejidad familiar, el peligro de una mujer con ideas. "Hay que tener paciencia para que algo mágico suceda." #LiteraturaArgentina #PoesíaArgentina

• • •



















"Hay leña" en Barcelona. Gracias a @poesiaycerveza por compartir el libro y a Lu Reif por las redes.

Tuesday, August 21, 2018

Fuegos - Marguerite Yourcenar


Lo mismo ocurre con un perro, con una pantera o con una cigarra. Leda decía: “Ya no soy libre para suicidarme desde que me he comprado un cisne”.
La muerte es un sacramento del que sólo son dignos los más puros: muchos hombres se deshacen,
pero pocos hombres mueren.
No puede construirse una felicidad sino sobre los cimientos de una desesperación. Creo que voy a ponerme a construir.
Que no se acuse a nadie de mi vida.
No soporté bien la felicidad. Falta de costumbre. En tus brazos, lo único que yo podía hacer era morir.
Existe un plan general para el universo. Sólo salimos en los momentos sublimes.
En el avión, cerca de ti, ya no le tengo miedo al peligro. Uno sólo muere cuando está solo.
Existe entre nosotros algo mejor que un amor: una complicidad.


Tuesday, August 14, 2018

Me gustó jugar al cuestionario de Eterna Cadencia ♡

"En la poesía hay algo mío que no conozco. La literatura me da cosas buenas. La poesía me da una soledad acompañada y para siempre". La poeta, nacida en 1986, vive en Entre Ríos y publicó el año pasado Hay leña (Caleta Olivia), después de títulos como Todo hace ruido.

1. ¿Cuál es el objeto más antiguo que conservás?
La guitarra criolla con la que mi mamá tocaba zambas en sus giras patagónicas cuando era adolescente. Hoy es la guitarra con la que canto los temas de María Elena Walsh que le gustan a mi hija.
2. ¿Qué libro de otro autor produjo en vos el efecto que te gustaría producir en quienes te leen?
"Si físicamente siento como si me levantasen la tapa de los sesos, sé que eso es poesía", dijo Emily Dickinson en 1870. Es un lindo efecto. Me pasa con la obra de Emily. En este momento también pienso en la manera de contar y decir de Claire Keegan, Lydia Davis, Idea Vilariño, Clarice Lispector, Wisława Szymborska, Jane Bowles. Me gusta lo que hacen con el lenguaje y con el silencio entre las palabras. Son simples y virtuosas. Trabajan con el corazón del desastre, la belleza de la demolición.
3. ¿Lo mejor y lo peor que te dio la literatura?
En la poesía hay algo mío que no conozco. La literatura me da cosas buenas. La poesía me da una soledad acompañada y para siempre.
4. ¿Cuál es el libro que más regalaste y por qué?
No tengo la costumbre de regalar un mismo libro. Sí suelo regalar poemas. Últimamente regalé Cuando los grandes árboles caen, de Maya Angelou. Me emociona todas las veces que lo leo. Es mirar para adentro y sentir un huracán.
5. ¿Como qué disco suena la música funcional de tu cabeza?
Múm es una banda islandesa que hace orfebrería musical. Fusionan instrumentos clásicos como violines y acordeones con música electrónica. Las voces son muy extrañas. Todo es suavidad como en una canción de cuna y de repente, la gravedad se abre paso. Es una música que alumbra y da sombra al mismo tiempo. Me sirve para entrar en ritmo. Yesterday was dramatic – Today is ok es su primer disco, así los conocí, hace más de diez años.
6. ¿Cuál fue el color más hermoso que viste en tu vida y dónde aparecía?
El color más hermoso está en el cielo del litoral cuando atardece.
7. ¿Con qué escritor o escritora que ya no pisa el mundo de los vivos quisieras tomar un taller literario?
Me hubiera gustado conocer a Silvina Ocampo. "No soy sociable, soy íntima". La tengo presente muchas veces. "Soy valiente porque siempre tengo miedo", anotó en un poema.
8. Un libro que hayas prestado y no te devolvieron.
Me angustia pensar en los libros que me faltan. Mi mente almacena todos los casos. Ahora cuento los que presté hace mas tiempo. La revolución electrónica de Burroughs, editado por Caja negra, lo quería mucho. Cuestiones con la vida de Costantini, una primera edición hermosa. Y un ejemplar gastado y muy viejo de las Cartas a un joven poeta de Rilke. Siento que no tengo que prestar más libros, pero me vuelvo a entusiasmar. Me doy cuenta que presto un libro como quien realiza una ofrenda: pongo a disposición de una persona querida, una maquinita de placer.
9. ¿Cómo ordenás tu biblioteca? ¿Nos mandás una foto?
En la casa de mi infancia conservo parte de mi biblioteca personal aunque me fui hace tiempo. En esa biblioteca quedan muchos de los libros que leí durante la niñez y la adolescencia y faltan los que traslado conmigo. No tengo un orden en la biblioteca. Hay pilas de libros por toda la casa. En la alacena, en el escritorio, en el cuarto. Los libros se desparraman en distintas paredes y lugares de la casa adonde vivo. Comparto dos fotos.






Saturday, August 11, 2018

El viento - Carlos Battilana












Toco con mano indeleble
lo escaso de la materia.

En mi habitación
retiro a mis hijos, los abrazo,
les recuerdo
con palabras pequeñas
que el viento
es indestructible.

Brilloso como un témpano
el día
persiste
aquí, allí. Sin cansancio
recibo el deterioro
como una forma de avance.

Wednesday, July 25, 2018

Mariposas de madera - Miguel Abuelo e hijo

Mariposas de madera
yo te voy a regalar
a ver si te guardas algo
y no lo largas a volar.

Mariposas de alas de agua
no te quieras escapar.
Si te busco no te encuentro,
cuando te encuentro no estas.

Oye amigo
toma la red.
Vamos al río
ven a pescar.

Oye amiga
dame la mano
que ya es hora 
de caminar.










La canción cantada por Miguel Abuelo y su hijo, acá.

La versión del flaco, acá.




Tuesday, July 24, 2018

La rebelión de las cosas - Alicia Genovese

¿Escuchaste a las cosas hablar?
¿murmurarte su calma
cuando entrás a tu casa?
vasijas, libros, piedras recogidas
una muchedumbre por los estantes
te interpela.
¿Las escuchás rebelarse?
¿decirte de tu alteración
al manipularlas?
se vuelca la sartén
se derrama el aceite y pudo
haber sido
una catástrofe.
¿Escuchaste a las cosas hablar?
a veces incluso dar lecciones,
de termodinámica con la vibración
que las desliza,
con el calor
que las hace intratables,
o de astronomía
cuando una planta te indica
por su palidez el exceso
de luz, las entradas
del sol, según las épocas.
Maestras silenciosas del azar
y los cambios, en la repetición:
es julio y ya están abriendo
los pimpollos de jazmín.
Limpiaste de hojas el cantero
y sin buscarlo creció un helecho.
Un círculo de irregularidades
a cada instante te convoca;
verdadera academia
socrática de la convivencia.
Cada perla hallada, un mundo
completo y orgánico.
Cada día afinar
la escucha.


de La línea del desierto, Gog y Magog, 2018


Todo hace ruido - Jimena Arnolfi

Foto: Clara Muschietti


















A veces recuerdo
el primer deseo:
irme lejos
a un lugar que sea natural.
Creo en los ritmos tristes de la ruta
en las pequeñas fábulas
al costado del camino
en el verano atemporal
que vive mi cabeza.
Mantuve el amor
cuidadosamente:
lo que antes
me hacía reír
ahora me hace llorar.
Siempre es así
lo que no llora de un lado
llora del otro.
Me gusta ir al río
sentir el orden invisible
lo hermoso y putrefacto del puerto.



de Todo hace ruido, Jimena Arnolfi, 2013



Más poemas del poemario:




Thursday, July 12, 2018

Nada sucede dos veces - Wisława Szymborska

Nada sucede dos veces
ni va a suceder, por eso
sin experiencia nacemos,
sin rutina morimos.

En esta escuela del mundo
ni siendo malos estudiantes
repetimos un año,
un invierno, un verano.

No hay un día igual,
no hay dos noches parecidas,
no hay mirada en los ojos
ni dos besos que se repitan.

Ayer mientras pronunciaban
tu nombre en voz alta,
sentí como si una rosa
cayera por la ventana.

Ahora que estamos juntos,
vuelvo la cara hacia el muro.
¿Rosa? ¿Cómo es la rosa?
¿Como una flor o como
una piedra?

Dime por qué, mala hora,
te mezclas con miedo inútil.
Existes y por eso pasas.
Pasas y por eso eres así de bella.

Medio abrazados, sonrientes,
buscamos la cordura,
somos tan diferentes
como dos gotas de agua.




El enemigo - Ivonne Bordelois

Hubo una guerra. Todos la perdimos.
Hubo una historia: todos la olvidamos.
Hubo una patria; todos la vendimos.
Hubo un amor y todos traicionamos.

Una ciudad espléndida tuvimos
que se quedó sin fiestas y sin ramos.
No me pregunten cuánto la quisimos
si alguien sabe por qué la abandonamos.

Esta es mi tierra, la que yo he elegido.
Una esperanza humilde es su vestido
y el resplandor de un río enamorado.

Que alguien me diga dónde se ha escondido
el enemigo cruel, el mal nacido
que así destruye lo que más se ha amado.



Tuesday, July 10, 2018

Uno de Roque Dalton

Insoslayable para la vida,
la nueva vida me amanece: es un pequeño
sol con raíces que habré de regar mucho
e impulsar a que juegue
su propio ataque contra la cizaña.
Pequeño y pobre pan de la solidaridad,
bandera contra el frío, agua fresca para la sangre:
elementos maternos que no deben alejarse
del corazón.
Y contra la melancolía, la confianza; contra
la desesperación,
la voz del pueblo
vibrando en las ventanas de esta casa secreta.
Descubrir,
descifrar,
articular,
poner en marcha:
viejos oficios de los libertadores y los mártires
que ahora son nuestras obligaciones
y que andan por allí contándonos los pasos:
del desayuno al sueño,
del sigilo en sigilo,
de acción en acción,
de vida en vida.



Escribir - Leila Guerriero

Hay que amasar el pan. Hay que amasar el pan con brío, con indiferencia, con ira, con ambición, pensando en otra cosa. Hay que amasar el pan en días fríos y en días de verano, con sol, con humedad, con lluvia helada. Hay que amasar el pan sin ganas de amasar el pan. Hay que amasar el pan con las manos, con la punta de los dedos, con los antebrazos, con los hombros, con fuerza y con debilidad y con resfrío. Hay que amasar el pan con rencor, con tristeza, con recuerdos, con el corazón hecho pedazos, con los muertos. Hay que amasar el pan pensando en lo que se va a hacer después. Hay que amasar el pan como si no fuera a hacerse nada, nunca más, después. Hay que amasar el pan con harina, con agua, con sal, con levadura, con manteca, con sésamo, con amapola. Hay que amasar el pan con valor, con receta, con improvisación, con dudas. Con la certeza de que va a fallar. Con la certeza de que saldrá bien. Hay que amasar el pan con pánico a no poder hacerlo nunca más, a que se queme, a que salga crudo, a que no le guste a nadie. Hay que amasar el pan todas las semanas, de todos los meses, de todos los años, sin pensar que habrá que amasar el pan todas las semanas de todos los meses de todos los años: hay que amasar el pan como si fuera la primera vez. Habrá que amasar el pan cuando ella se muera, hubo que amasar el pan cuando ella se murió, hay que amasar el pan antes de partir de viaje, y al regreso, y durante el viaje hay que pensar en amasar el pan: en amasar el pan cuando se vuelva a casa. Hay que amasar el pan con cansancio, por cansancio, contra el cansancio. Hay que amasar el pan sin humildad, con empeño, con odio, con desprecio, con ferocidad, con saña. Como si todo estuviera al fin por acabarse. Como si todo estuviera al fin por empezar. Hay que amasar el pan para vivir, porque se vive, para seguir viviendo. Escribir. Amasar el pan. No hay diferencia.



Thursday, July 05, 2018

Infancia - Rainer María Rilke

Sería bueno meditar mucho, para
expresar algo de lo así perdido,
de aquellas largas tardes de la infancia
que así nunca volvieron... ¿y por qué?

Aún nos acordamos... quizás en una lluvia,
pero ya no sabemos lo que eso significa;
nunca más estuvo la vida tan llena
de encuentros, de volverse a ver, de seguir avanzando

como entonces, cuando no nos sucedía más
que lo que sucede a una cosa y a un animal:
vivíamos entonces lo suyo como humano
y nos llenábamos hasta el borde de figuras.

Y nos hicimos tan solitarios como un pastor,
y tan sobrecargados de grandes lejanías,
y como desde lejos tocados y elegidos,
y lentamente, como un largo hilo nuevo,
insertados en aquellas series de imágenes
en que ahora nos desconcierta persistir.


Domingo - Juan L. Ortiz

El sol y el viento, solos, sobre el pueblo.
Alegría de cal, de callejones últimos
entre un pudor de ramas,
por donde mis paseados, lentos días
salían a suaves campos.
Vecino era del agua y de la luz.

Campanas. Oh, la infancia que era como estas hojas,
gracia viva del aire y los reflejos
bajo la penetrante, mansa mirada de la tarde.


Me gusta