Tuesday, December 11, 2018

Otros colores para nosotras. Poesía contemporánea de mujeres argentinas



Rumbo a la presentación 📕📗📘📙




Caminaba rápido por Thames cuando un auto aminoró la marcha para seguirme el paso. El tipo bajó la ventanilla, me dedicó varios insultos y me dijo asesina. Me agarró tan desprevenida que pensé que había cruzado mal alguna calle hasta que me di cuenta que llevaba puesto el pañuelo verde en la muñeca. Llegué a la presentación de "Otros colores para nosotras" con esa sensación en el cuerpo. Por suerte, en seguida me encontré con las poetas y las amigas queridas que se acercaron a acompañarnos. Celebro que exista este libro porque, entre otras cosas, viene a decir que todo es político cuando una es mujer, cuando una es la disidencia.
Los poemas con los que participé en la antología fueron escritos en algún momento de mi embarazo y puerperio. Son tan nuevos que me tembló la voz cuando los leí. Disfruté mucho la lectura de las compañeras. El libro quedó muy lindo. Gracias por todo.

 

Sunday, December 02, 2018

3 poemas de Adelia Prado

Tregua

Hoy estoy vieja como quiero estar.
Sin ninguna estridencia.
Cambié todos los deseos por recuerdos.
y una tacita de té.

+

El amor me hiere ahí bajo el brazo,
en el hueco que separa las costillas.
Llega a mi corazón por esta vía inclinada.
Yo pongo al amor en el mortero con ceniza
y grano morado y golpeo. Lo macero,
lo hago cataplasma
y lo pongo sobre la herida.

+

Taller


Pueden gritar las cigarras
y las sierras de los carpinteros.
Nunca serán tristes, 
las rebanadas de la tarde
persisten unidas. 
El mundo es incomprensible,
pero es bueno.



Saturday, December 01, 2018

Piute Creek - Gary Snyder

Un precipicio de granito
un árbol, sería suficiente,
o incluso una roca, un pequeño arroyo,
un trozo de corteza en un estanque.
Colina tras colina, plegadas y retorcidas
robustos árboles apilados
en delgadas fracturas de la piedra
una enorme luna sobre todo, es demasiado.
La mente vaga. Un millón
de veranos, el tranquilo aire nocturno y las tibias
rocas. El cielo sobre montañas interminables.
Toda la porquería que viene con el ser humano
disminuye, la roca firme ahora tiembla,
incluso el intenso presente parece obviar
este espejismo de corazón.
Libros y palabras
como el pequeño arroyo de una alta cornisa
desapareciendo en el aire seco.

Una mente clara, atenta,
sólo tiene sentido si
lo que ve es realmente visto.
Nadie ama a la piedra, pero aquí estamos.
Los fríos de la noche. Algo que se mueve
rápido a la luz de la luna
se desliza en la sombra del Enebro:
allí atrás invisibles
orgullosos ojos fríos
de un Puma o Coyote
me observan levantarme y partir.







La cruz de palo - Jorge Leónidas Escudero

A unos cerros del sur de Calingasta
fui a buscar lo que todavía no hallo
cuando vi una cruz de palo
tirada en el camino.
Ya iba pasando de largo y pensé
ques mala seña ver algo así cuando uno
anda buscando riquezas minerales.
Me devolví pues y le dije: Vos
¿qué andás haciendo aquí?

La cruz se quedó callada. Ntonces agregué:
Sos propia de un cementerio
y vaya a saber cómo
apareciste ‘n la huella;
pero ahora te invito, con todo respeto,
acompañarme a unos mates. Vos
como leña al fuego y ahí conversamos.

Así fue. Y al escuchar
en el silencio cordillerano
su crepitar en las llamas le dije a ver
si me decís algo del más allá porque en eso
supuesto sos muy entendida.

Y ahí empezó la cruz a chisporrotear
cosas de muertos mientras llegó la noche oscura
y me dio miedo.



Tuesday, November 13, 2018

Televisión pública - Eileen Myles

Siempre tengo miedo.
¿Vos no? Todo zumba
en la cocina, mi
madre comenta que
lo que estoy leyendo
se ve denso. Digo
que no, que es
sobre la televisión
y empiezo a
explicarle el
estructuralismo y
Robert Young y
al pasar menciono
Zeborah que es
donde compré
el libro—
y estoy segura
que eso fue todo
lo que mi madre
escuchó.

No sé
por qué
no me llamaste
hoy
a la mañana.

¿Es porque
te escribí
sólo un poema
en agosto o es
que te doy
vergüenza?
Me elevo sobre
las pequeñas
y sinuosas colinas
de Manchester,
Massachusetts.

Ahí y por
la gracia
de dios
voy detrás
de una mujer
de mi edad
que arrastra
a dos niños.

Me apuro
para volver a
mi casa y recordar
qué postal
olvidé enviar.
¿Puedo sonar
animada
en una carta?

Mi madre
se sienta
al lado de
la estufa. Está
helado en
la cocina de
Nueva Inglaterra.

Aquí los comentaristas
deportivos son
divertidos y la
gente come un
montón y no son
muy amistosos,
pero te saludan.

No me
has llamado, eso
debe significar algo.
Que mi forma
de operar deberá
ser otra, meterme
sólo en mis
propios asuntos.
Existen, por
supuesto, los
medios masivos,
lo que todos ven
y todos saben.
¿Qué es lo
que todos
saben? ¿Acaso
les importa?
¿Se ve bien?
Y también
existe
el pequeño
y privado
mundo de
los sentimientos,
llamémoslo
acceso.

No me importa
cómo se vea
desde afuera o
si nos están
viendo miles
de millones
de televidentes, lo
que me importa
es ocupar
el sitio más
importante en
tu corazón
y un canal directo
al mío.
Quiero
que este rayo
sea largo,
poderoso
y verdadero.
¿Lo es?



Friday, November 09, 2018

Siempre un poema de Viel

Qué calor hace, madre. Quiero inyectarme un poco de agua helada en la vena del brazo. Hasta en los cielos últimos necesita beber agua la carne. El verano en que resucitemos tendrá un molino cerca con un chorro blanquísimo sepultado en la vena. Viel Temperley 🌊


Marilyn con su perro llamado Ruffles en 1947


Wednesday, October 31, 2018

Poesía en la escuela

 



Una profesora de una escuela de Cerrito, Paraná, armó unos señaladores con mis poemas para compartir con les estudiantes. Eso me cuenta Ferny Kosiak, quien junto a Washington Atencio, llevaron los libros y acercaron algo de lo que escribo. Gracias por su trabajo y compromiso con la palabra. Miro las fotos y noto que sobre los pupitres hay libros de la querida Caleta Olivia y la bella Editorial Llantén. Adivino estudiantes sonrientes que disfrutan el poema como un acto de rebeldía. Habitar las aulas, compartir la lectura, cuidarnos entre nosotres para hacer un mundo más amable. Gracias a les camaradas por lanzar flechas del bien hacia delante. La palabra nos levanta y nos hace andar.

Wednesday, October 17, 2018

Defensa personal y puño en alto

Comparto algo lindo. 

Estoy armando la mochila para viajar a Buenos Aires porque mañana es la presentación de Defensa personal, mis poemas publicados por nosotros, editorial, en formato bilingüe (castellano/portugués). 

Estoy contenta porque por fin conoceré a Lubi Prates, la escritora de Brasil que hizo la traducción y tendió las redes para que este libro sea posible. 

La poesía convoca a una asamblea permanente y ahí estaremos. 

Defensa personal se presenta junto a las bellezas que trae la editorial desde São Paulo: El gesto, de Priscilla Campos, Marco Cero, de Carla Kinzo, El amor era un juego inestable, de Nurit Kasztelan y de alla / de aquí, de Lubi Prates (leí este libro, es hermoso, de una precisión intensa que no se olvida). 

Ojalá que nos puedan acompañar. El encuentro es mañana jueves en Casa de la lectura (Lavalleja 924) a las 19 horas. 

Estoy contenta porque nunca imaginé algo así.

Saturday, October 13, 2018

3 poemas de Mariana Suozzo

LA LLUVIA NO BORRA EL ESPÍRITU DEL VERANO
las gotas que caen se amotinan contra el piso
aplastadas por los que van y vienen
los que invaden los charcos
los que se salvan del rayo
por atender una corazonada
los que se quedan mirando el chaparrón
que cae, como cae diciembre sobre los hombros
con ese peso que varía entre liviano y cargado
los que parecen disparados por la tolva
bajo el agua bajo el sol bajo las nubes negras
los que corren con los pequeños músculos de la cara
apretados fuertemente contra el viento
los que atraviesan juntos una violenta ráfaga
partidos por el clima como se parte
la leña con un hacha.



COMO SI NO TUVIERAN VIDA PROPIA FLOTAN LAS RAMITAS EN LA CORRIENTE
pequeñas partes de un árbol que nunca vimos
de este lado del monte, están ahí
como si alguien las hubiera metido en el agua
para que lleguen a la orilla con un extraño propósito
amontonadas se van tejiendo en una trenza
éstas ramitas que en el árbol, secas
proyectaban su esqueleto a contraluz
y que ahora, vacías de voluntad
son empujadas a ir adonde las lleve el viento.



SUENA EL CELULAR Y TE IMAGINO SOBRE UNA PIEDRA
me decís que desde ahí se escucha mejor
ignoramos el espacio que recorren las voces
para llegar al otro lado
lo nuestro depende de que haya señal
las palabras se reproducen
pero el mensaje se divide cuando tu voz se entrecorta
lo que no decimos se sostiene intacto
de la conversación me quedo
solo con lo que puede desprenderse
¿es tuyo lo que decís?
hablamos de que estás bien, de que estoy bien
de las cosas que tenemos alrededor y nos despedimos.
En la cabeza me queda rebotando tu voz
y lo lejos que fuimos a parar.



de Cuando la forma del día desvanece



Poemas bonsai de Jorge Teillier

7
Sentado en el fondo del patio
trato de pensar qué haré en el futuro,
pero sigo el vuelo del moscardón
cuyo oro es el único que podría atrapar,
y pierdo el tiempo saludando al caballo
al que puse nombre un mediodía de infancia
y que ahora asoma
su triste cabeza entre los geranios.

17
Día tras día
en los charcos verticales,
de los espejos de los bares
se va perdiendo tu cara
esa hoja caída de un árbol condenado.

19
Frente al semáforo rojo
me detengo
esperando cruzar la calle.
Un niño me mira
desde los brazos de su madre.
Algo tiene que decirme,
algo tengo que decirle,
algo que será él.
Hasta el cambio de luz
me hundo en esos ojos asombrados
irrecuperables.


29
Yo me invito a entrar
a la casa del vino
cuyas puertas siempre abiertas
no sirven para salir.

31
Los perros ladran en el patio
al invitado triste de los domingos.
Sólo los gorriones lo saludan.

36
Un árbol me despierta
y me dice:
«Es mejor despertar,
los sueños no te pertenecen.
Mira, mira los gansos
abriendo sus grandes alas blancas,
mira los nidales de las gallinas
bajo el automóvil abandonado».

37
En la casa de madera
sueño con los pájaros
que anidaron alguna vez en este bosque.

De Para un pueblo fantasma


2
Basta que aquí llueva
que haya un apagón
que se corten los caminos
para que duerma todo el día junto a mis antepasados.

3
Si te quiero
es tal vez porque hablas siempre del nombre de tu
docena
de
gatos
y apenas recuerdas
el de media docena de amistades.

5
Una estrella -dicen-
es una palabra.
¿Quién la vio triunfar,
quién la vio caer?

de Crónicas del forastero



El endemoniado - José Watanabe

Vino el mal y calzó perfectamente
en mí
como una perversa lucidez.
Mis ojos vieron cómo se desata
el rencor
en todas las cosas. Todo
se tuerce
como la boca de la gente, o se agesta
o se va de uno. Se van
la cuchara de mi mesa, mi mesa, mi casa,
las calles, la ciudad, mi patria,
y quedo yo solo
cada día, cerca de los cerdos, abrazado
a esta piedra / que no ama.
Por eso lloro y me revuelco ante ti. Dame
de tu infinito aire de salud.
Cúrame,
pero no totalmente,
déjame un pelo del demonio en la mirada:
el mundo merece sospecha
siempre.



En la mitad exacta de tu ombligo - Jorge Money

Atiende:
si mi hijo
si nuestro hijo
fuera naciera sol o
luna homosexual poeta
o guerrillero ah si creciera
guerrillero o usurero al tanto %
o asesino oficinista vendedor de
peines en el subte o suicida flor
o cardo violador de tumbas o impasible
espectador del mundo comprensible padre de
familia actor de cine Rita Hayworth Tyrone Power
sacerdote verdugo militar terrorista puta carcelero
en la exacta mitad de tu ombligo te explico Manés que
si nuestro hijo recoge la bandera que dejamos o por
el contrario un ejemplo la olvida la traiciona la
veja la vende a razonable precio entendeme
si nuestro hijo mañana es muerto por ir más
allá de donde fuimos o por menos o por
error o por justicia o por lo que sea si
los muertos somos nosotros vos o yo o
los dos y él quien nos fusila de todos
modos Manés habremos ganado
porque la libertad es lo único que
debemos legarles a los demás
compañera amiga mía
no tiene mayor
relevancia.


1972


No lo soporto - Chong Hyon-jong

Como a medida que pasa el tiempo 
mi corazón se vuelve más blando,
no soporto agosto que se va.
Tampoco soporto
septiembre ni octubre.
No soporto 
los asuntos humanos
ni los cambios ni las penas.
No soporto
que lo que existe deje de existir
que lo que se ve deje de verse.
No soporto el tiempo. 
No soporto
ninguna huella
ni sombra del tiempo.
Pues las huellas son cicatrices
de lo que fluye y cambia,
de lo que duele y es doloroso.



Friday, September 21, 2018

Magia de Kobayashi Issa

Empezamos la primavera
con la misma ropa de siempre
el gorrión y yo

*
Nosotros, seres humanos,
retorciéndonos entre
las flores que se abren.

*
¡Qué extraño,
estar tan vivo
bajo las flores del cerezo!

*
Silencio:
una hoja se hunde
en el agua clara.

*
La noche es larga,
el sonido del agua
dice lo que pienso.







Un soplo de vida - Clarice Lispector

Una cosa de la que me enorgullezco es que siempre presiento los cambios de estación: algo en el aire me avisa que viene algo nuevo, y yo me regocijo toda, no sé por qué.
En la primavera del año pasado una gran amiga me regaló una planta, una prímula, tan misteriosa que en su misterio estaba contenida la explicación inexplicable de una presencia divina: el secreto del cosmos.
Esta planta, que aparentemente nada tiene de singular, es dueña del secreto de la naturaleza.
Cuando se aproxima la primavera, sus hojas mueren y en lugar de ellas nacen varias flores cerradas. El color es granate-violeta y blanco, e incluso cerradas tienen un perfume femenino y masculino que atonta extremadamente.
El secreto de estas flores cerradas es que exactamente el primer día de la primavera se abren y se dan al mundo. ¿Cómo? Pero ¿cómo sabe esta modesta planta que la primavera acaba de empezar? Y las flores se abren de repente. Una está sentada cerca, mirándola distraída, y he aquí que ellas lentamente se van abriendo y se van entregando a la nueva estación, bajo nuestros ojos espantados. Y la primavera se instala entonces. "Crecí como la viña de frutas de agradable perfume y mis flores son frutos de gloria y abundancia." (Eclesiastés 24:33)



Thursday, September 13, 2018

Fin y principios - Francisco Paco Urondo

Estoy en los ruidos de la tristeza,
en las tablas de la perdición,
en el aire de este tiempo maldito, infortunado;
llovizna criminal y sucia.

En aventuras, en la queja
del muerto y el terror de los vivos y el soplo
de los convalecientes.

Estoy en el clamor encontrado, fuera
de la felicidad y el fascismo y el olvido sin escuchar
la clausura y la ausencia,
sin tolerar la conmiseración, o desconocer
la alegría o la bondad o el dolor del caído.

Sin sentir resignaciones, sufriendo con rabia
la esperanza, viviendo a mi manera.



Con la rabia y el corazón adelante

Wednesday, September 12, 2018

Septiembre - Roberta Iannamico










Una época efervescente
rodeada de motivos amorosos
siento
la llegada de la primavera
en el cuerpo
la sangre corriendo
lo más profundo de mi
trabaja
para convertirme en flor.

Friday, September 07, 2018

*Hay leña* en lugares hermosos
















¡*Hay leña* a punto de tomar los pájaros de la copa!
Gracias a Ferny Kosiak por la foto y la lectura 🌿🌿 

#Repost @fernykosiak
• • •

Existen #libros que te llevan de la mano por el camino de la paz y éste que editó @caletaoliviapoesia es uno de esos. @jimenaarnolfi construye en estos #poemas lo bello de la vida "que huye del mundanal ruido" y se detiene en la belleza de la naturaleza que se hace carne en ella. Pero no se queda en esa vida de monte sino que sus poemas se estiran como ramas hacia el amor, la complejidad familiar, el peligro de una mujer con ideas. "Hay que tener paciencia para que algo mágico suceda." #LiteraturaArgentina #PoesíaArgentina

• • •



















"Hay leña" en Barcelona. Gracias a @poesiaycerveza por compartir el libro y a Lu Reif por las redes.

Tuesday, August 21, 2018

Fuegos - Marguerite Yourcenar


Lo mismo ocurre con un perro, con una pantera o con una cigarra. Leda decía: “Ya no soy libre para suicidarme desde que me he comprado un cisne”.
La muerte es un sacramento del que sólo son dignos los más puros: muchos hombres se deshacen,
pero pocos hombres mueren.
No puede construirse una felicidad sino sobre los cimientos de una desesperación. Creo que voy a ponerme a construir.
Que no se acuse a nadie de mi vida.
No soporté bien la felicidad. Falta de costumbre. En tus brazos, lo único que yo podía hacer era morir.
Existe un plan general para el universo. Sólo salimos en los momentos sublimes.
En el avión, cerca de ti, ya no le tengo miedo al peligro. Uno sólo muere cuando está solo.
Existe entre nosotros algo mejor que un amor: una complicidad.


Tuesday, August 14, 2018

Me gustó jugar al cuestionario de Eterna Cadencia ♡

"En la poesía hay algo mío que no conozco. La literatura me da cosas buenas. La poesía me da una soledad acompañada y para siempre". La poeta, nacida en 1986, vive en Entre Ríos y publicó el año pasado Hay leña (Caleta Olivia), después de títulos como Todo hace ruido.

1. ¿Cuál es el objeto más antiguo que conservás?
La guitarra criolla con la que mi mamá tocaba zambas en sus giras patagónicas cuando era adolescente. Hoy es la guitarra con la que canto los temas de María Elena Walsh que le gustan a mi hija.
2. ¿Qué libro de otro autor produjo en vos el efecto que te gustaría producir en quienes te leen?
"Si físicamente siento como si me levantasen la tapa de los sesos, sé que eso es poesía", dijo Emily Dickinson en 1870. Es un lindo efecto. Me pasa con la obra de Emily. En este momento también pienso en la manera de contar y decir de Claire Keegan, Lydia Davis, Idea Vilariño, Clarice Lispector, Wisława Szymborska, Jane Bowles. Me gusta lo que hacen con el lenguaje y con el silencio entre las palabras. Son simples y virtuosas. Trabajan con el corazón del desastre, la belleza de la demolición.
3. ¿Lo mejor y lo peor que te dio la literatura?
En la poesía hay algo mío que no conozco. La literatura me da cosas buenas. La poesía me da una soledad acompañada y para siempre.
4. ¿Cuál es el libro que más regalaste y por qué?
No tengo la costumbre de regalar un mismo libro. Sí suelo regalar poemas. Últimamente regalé Cuando los grandes árboles caen, de Maya Angelou. Me emociona todas las veces que lo leo. Es mirar para adentro y sentir un huracán.
5. ¿Como qué disco suena la música funcional de tu cabeza?
Múm es una banda islandesa que hace orfebrería musical. Fusionan instrumentos clásicos como violines y acordeones con música electrónica. Las voces son muy extrañas. Todo es suavidad como en una canción de cuna y de repente, la gravedad se abre paso. Es una música que alumbra y da sombra al mismo tiempo. Me sirve para entrar en ritmo. Yesterday was dramatic – Today is ok es su primer disco, así los conocí, hace más de diez años.
6. ¿Cuál fue el color más hermoso que viste en tu vida y dónde aparecía?
El color más hermoso está en el cielo del litoral cuando atardece.
7. ¿Con qué escritor o escritora que ya no pisa el mundo de los vivos quisieras tomar un taller literario?
Me hubiera gustado conocer a Silvina Ocampo. "No soy sociable, soy íntima". La tengo presente muchas veces. "Soy valiente porque siempre tengo miedo", anotó en un poema.
8. Un libro que hayas prestado y no te devolvieron.
Me angustia pensar en los libros que me faltan. Mi mente almacena todos los casos. Ahora cuento los que presté hace mas tiempo. La revolución electrónica de Burroughs, editado por Caja negra, lo quería mucho. Cuestiones con la vida de Costantini, una primera edición hermosa. Y un ejemplar gastado y muy viejo de las Cartas a un joven poeta de Rilke. Siento que no tengo que prestar más libros, pero me vuelvo a entusiasmar. Me doy cuenta que presto un libro como quien realiza una ofrenda: pongo a disposición de una persona querida, una maquinita de placer.
9. ¿Cómo ordenás tu biblioteca? ¿Nos mandás una foto?
En la casa de mi infancia conservo parte de mi biblioteca personal aunque me fui hace tiempo. En esa biblioteca quedan muchos de los libros que leí durante la niñez y la adolescencia y faltan los que traslado conmigo. No tengo un orden en la biblioteca. Hay pilas de libros por toda la casa. En la alacena, en el escritorio, en el cuarto. Los libros se desparraman en distintas paredes y lugares de la casa adonde vivo. Comparto dos fotos.






Me gusta