Thursday, November 15, 2012

El servicio metereológico anuncia temblores



Recuerdo la casa entre seis calles
donde dormimos vestidos.
En el oeste llueve antes
porque es la zona del tiempo
antes del tiempo. No sé si la memoria
quiere pensar en el uso de las cosas
como cuando hablás de las bondades
del masajeador de alambre
comprado en el tren a 10 pesos.
-Repaso el recorrido de la caricia
entrar con los dedos
subir desde el cuello hasta la nuca-.
Los cuerpos como mapas políticos
líneas punteadas que separan un país de otro
y así estamos.

 ♥


5 comments:

Hernan Dardes said...

Sin embargo a mí no me resultó tan bajón. Se ve que leerlo es más facil que protagonizarlo (??)

Anonymous said...

OK

Julián said...

Lo leí en voz alta, solo. Y me pareció bastante bonito, un poco nostálgico, lo cual lo hace mejor, claro.

Unknown said...

está llenito de melancolía de la buena! bellisimo!

Anuar Cichero said...

este poema tiene grandes momentos, me gustó!

Saludos.

Me gusta